sábado, 1 de agosto de 2009

Deathstalker III (1988) La tercera es la vencida... o casi.



La Aries Cinematográfica Argentina coprodujo 10 películas con Roger Corman. Lo cual no quiere decir que haya tenido la "exclusividad" del veterano director. Corman y su productora tuvieron vínculos con algunos otros países, entre ellos, México. Con el vínculo con la Aries ya finalizado, Corman recurrió a la producción azteca para la tercera encarnación de su película ochentera más popular: Deathstalker. El resultado... no es tan satisfactorio.


La primer Deathstalker lograba una aceptable copia de Conan mientras incorporaba otros elementos del cine de fantasía, la segunda Deathstalker (dirigida por Jim Wynorski, quien también dirigió "Sorceress" en Mexico para Corman) partía de la premisa "¿Qué pasaría si Bugs Bunny fuera Deathstalker?" y era una autoparodia deliciosa. La tercera tiene personajes menos grotescos (no sueñen con ver a los cabeza de cerdo de las anteriores), sin contar unos peligrosos soldados con cascos con alitas de murciélago (seguro que si los soldados de Thulsa Doom los ven, se escapan del miedo...). Deathstalker III se queda a mitad de camino... en todo.


Ya de entrada nada más, hay (otra vez) un nuevo Deathstalker. John Allen Nelson estaba haciendo sus primeras armas en el mundo del cine y Corman lo contrató para encarnar al personaje principal. Nelson es un poco más actor que los anteriores Deathstalker pero es esto lo que le juega en contra. Mientras la tosca inexpresividad de Rick Hill y la desfachatez de John Terlesky hacían que cayeran algo simpáticos, Nelson está más cerca de parecerse a Robin Hood que a un forajido que en definitiva, su nombre significa "el cazador de la muerte". En Cinematófilos lo definieron como el George Lazenby de Deathstalker. Aunque Lazenby fue James Bond en una de las mejores, y Nelson cae en la que parece ser la peor Deathstalker (todavía no vi la 4).


Pero enfardarlo a Nelson con el fracaso de esta película no corresponde. La historia es bastante tonta: hay una piedra mágica que lleva a una ciudad dorada. Está dividida en dos: una mitad la tiene un hechicero maligno y la otra, una princesita tonta. Deathstalker, elevado a categorías míticas en esta película, se involucra con la chica, a la vez que se enamora de una campesina que lo salva del cadalso. En el medio hay un mago algo tolkieniano bastante ridículo, y la consorte resentida del hechicero, que provee la única alegría visual de la película.


El reparto mismo es pobre: el veterano actor Thom Christopher (que cuenta con varias apariciones en TV) encarna al malvado Troxartas, con un carisma que sobresale en esta película. La diminuta rubia Carla Herd (parecida a Kathy Long) es el interes romántico de Deathstalker, una actriz desastroza con un prontuario escaso, caso similar al de Tina Coté, la preciosa figuretti de las películas de Albert Pyun, que desapareció del mapa de un día para el otro. La morocha Terri Treas es un encanto a la vista como la resentida Camisarde, una mujer hermosa en una actuación espantosa. Pero lo peor sin duda es el mago Nicias, ridículo a la vista e impresentable por donde se lo mire, caracterizado por el veterano mexicano Aaron Hernan, con una barba y peluca blanca sacadas de una casa de disfraces de segunda mano. Como detalle interesante, cabe mencionar que aquí hace una aparición breve el por entonces solo actor Arturo Camacho, quien luego llegaría a las videotecas estadounidenses como director de películas de acción de cine B con actores de la talla de Gary Daniels y Costas Mandylor (ahora celebre por la saga Saw) sin contar al mismísimo Héctor Echavarría en "Confessions of a Pit Fighter".

Todo esto no es muy distinto a las anteriores Deathstalker, pero la imagen tampoco es la misma. La primer película era oscura y cruda, la segunda era algo paródica, pero también oscura. La tercera es una película liviana, muy lavada, sin sangre ni mucho nudismo (ni sueñen con algo como las de Monique Gabrielle), que no impacta ni conmueve demasiado. Deathstalker mismo es bastante caballeroso, lejos de la galantería desubicada que tenía Terlesky, y a años luz de la prehistórica actitud de Rick Hill. Un gentleman por donde se lo mire, lo cual estaría muy bien, pero no en una película de "sword and sorcery".


La contraseña: CLAB
Audio original, subtitulada.

1 comentario:

  1. Sabes si está disponible para descargar DeathStalker 4 en español o inglés con subtítulos en español???

    Saludos ^_^

    ResponderEliminar